sábado, 9 de agosto de 2008

DE VUELTA AL NIDO...

Clive Rose/Getty Images (Fox Sports Latin America)


La milenaria cultura China, es anfitriona de los juegos olímpicos de este verano; en fecha cabalística, presagiando a la suerte de su lado. Sólo para recordarnos lo imponente de su arquitectura, se construyó un estadio con forma caprichosa, el "nido" de pájaro, reemplazando las frágiles varitas de madera, por toneladas de acero; pero, cuyo propósito es el mismo: esperar con ansias la llegada de nuevos visitantes.

El gran dragón rojo abre sus fauces, demostrando el esplendor de épocas pasadas, en una ceremonia inaugural donde la pieza clave, fue la participación de los voluntarios que asombraron por su perfecta coordinación e ingenio.

Un esfuerzo descomunal por parte de los ciudadanos chinos, para recibir con el mejor ánimo a quienes seguramente harán vibrar cada uno de sus recintos, en las diferentes disciplinas; enalteciendo nuestra condición humana, durante los enfrentamientos más nobles, cuando por instantes, se nos acelere el ritmo cardíaco y nos arrebaten el aliento con sus proezas.

En lo personal me agrada revivir con cada inauguración el famoso "espíritu olímpico", recordando que lejos de las diferencias podemos convivir en armonía. A pesar, de todos los vicios e intereses envueltos, creo en la esencia y esperanza renovada, transmitidas a las nuevas generaciones.

6 comentarios:

Léo dijo...

Comparto el mismo sentimiento, me puede conmover hasta las lágrimas. Me pareció asombrosa la inauguración, muy ingeniosa y super calculada.

Soy un freak de todo esto.

almdata dijo...

Lo veo muy bien, estimado Léo, vale la pena sumergirse en las olimpiadas y compartir sus valores. Gracias por seguir visitándome y animarte a comentar. Saludos!

Conejitocisne dijo...

A mi no me gustó tanto la inauguración, sentí que podía haber dado para más y pues me decepcionó un poco.

Además, hubo cosas que nunca entendí, como los mariachis. O sea, ya sé que era representantivo del continente americano pero, qué no esta es la oportunidad para mostrar lo mejor del país anfitrión?

Me hubiera gustado más que cantaran muchos chinos.

almdata dijo...

Cierto, hubiera estado muy curioso, muchos chinitos cantando, jeje. Pero, no se me enoje, es comprensible la premura ante el compromiso y el mariachi demuestra que no les somos tan indiferentes, je, gracias por seguir asomándote. Un abrazote, conejito!

Montano dijo...

noto diferentes las olimpiadas
no se por que

saludos

almdata dijo...

Montano! Qué gusto recibir tu comentario. Sí, cada olimpiada trae consigo un aire distinto; pero en esta sabemos que el mundo atraviesa por severos problemas y los chinos no son la excepción, como empañando la alegría e incrementando el desencanto; en fin, aun así no se ha impedido que los grandes deportistas brillen. Un abrazo!