sábado, 12 de abril de 2008

EL MEJOR CUMPLIDO...

Una de mis películas favoritas por mucho, es: "Mejor...imposible". Cada retransmisión, me quedo encandilado hasta que termina y ese final simplemente me encanta. Quizá porque empatizo con el protagonista o porque me recuerda mis desatinados comentarios, sin saber que puedes herir los sentimientos, no estoy muy seguro; pero algunas de las frases de la cinta, son inspiradoras.

Quienes han tenido oportunidad de verla podrán estar de acuerdo en que los premios otorgados, no son producto de la casualidad, ya que cuenta con actuaciones de primera, encabezadas por el señor Jack Nicholson en el papel de Melvin, persona exageradamente hermética e intransigente, disfruta del éxito como escritor, a pesar que su deseada soledad lo ha convertido en un ser hostil; es tan irritable que sólo tolera a una mesera del restaurant en el que come con asiduidad, obviamente con un par nuevo de cubiertos de plástico (¬¬), para Carol(Hellen Hunt) este tipo de gestos, si bien le parecen rídiculos, provocaron con el tiempo una especie de ternura y de hecho llegan a congeniar, sin entablar mucho diálogo. Al percatarse Melvin, que sólo ella es capaz de comprenderlo y resistir sus desplantes, comienza a apreciarla, al grado de indagar su dirección para cuestionarle el porque no había ido a trabajar, jeje. El hijo de Carol padece una enfermedad cuyo tratamiento es costoso, una situación desgastante, por lo que al escuchar el infundado reclamo, lo corre abruptamente de su casa. Al día siguiente recibe la visita de un médico enviado por parte de Melvin con sus honorarios cubiertos por él; su hijo comienza a sentirse mejor con el tratamiento; pero Carol se siente comprometida y tiene dudas de que el apoyo fuése desinteresado, decide escribirle una carta de agradecimiento que Melvin rehusa leer, dando a entender que no le debía nada.

Aparece también otro personaje que logrará despertar nuevamente el lado compasivo y humano de Melvin; su vecino Simon(Greg Kinnear) sufre un asalto en su casa, vive solo, trabajando como pintor, aunque sus cuadros no logran venderse, lo que complica el pago de sus deudas, sabe que Melvin no lo apoyará para cuidar a su mascota(un curioso perrito), porque en repetidas ocasiones intentó deshacerse de él y por su prejuicio hacia los homosexuales; obligado por un amigo de Simon, Melvin adopta al perrito mientras este se recupera.

Simon necesita solicitar un préstamo a sus padres; viaja acompañado de Melvin y Carol. Durante el viaje Melvin invita a Carol a cenar y Carol le pide que le diga el mejor cumplido que pudiera escuchar, ya que estaba enojada de que Melvin sin el menor tacto criticara su vestido de barato(xD), después de su gran esfuerzo mental, comienza a platicarle sobre sus visitas a un psicólogo(no me extraña) y de los medicamentos de los que él desconfía, de hecho desconfía de todos, aunque estos tienen el propósito de moderar su temperamento, había decido no tomarlos hasta que la conoció, llegando a la conclusión de que "ella lo hacía desear ser mejor persona", Carol se sorprende gratamente y le agradece el que al parecer ha sido el mejor cumplido de su vida. Simon sin conseguir buena respuesta, se le nota afligido; no esperando que Melvin ya le tenía preparada una habitación en su casa, practicamente amueblada y con sus cosas, contento Simon le agradece su generosidad y lo convence de salir esa madrugada en busca de Carol para declarar sus sentimientos.

Carol ya no desea saber nada de Melvin porque piensa que los esfuerzos por parte de Melvin para ser amable no son suficientes y que sería muy difícil convivir con alguien que te ofende con su actitud. Melvin trata de pedirle una oportunidad, salen a caminar por las calles en busca de una panadería y Carol le pregunta la razón del que crea estar enamorado de ella, en esta ocasión Melvin responde como de costumbre con una reflexión un poco larga, pero muy sensata, que logra arrebatarle un beso a Carol: "Cuando te observaba en el restaurant acercándote a las personas; me preguntaba si se habrían percatado de que la persona más gentil y maravillosa que existe, los había atendido, probablemente no, porque sus vidas hubieran cambiado, como has cambiado la mía".

Bueno, la parafraseé un poco; pero pienso que gratifica la posibilidad de encontrar o percatarte de esa persona que te admira y ama verdaderamente, aunque no puedas corresponderle, por tus propias barreras emocionales.

viernes, 4 de abril de 2008

ENTREVISTAS IMPOSIBLES (DR. HOUSE & DARIA)

DR. HOUSE

Este personaje experto en infectología; ha acaparado la atención de los televidentes por su peculiar tacto para revelar los diagnósticos de sus pacientes. Con una fuerte carga de ironía y en veces "humor negro", el Dr. House ejemplifica el hastío que nos puede provocar la convivencia con las personas, a pesar de que su profesión exige consideración y paciencia, habilmente descubre los padecimientos indagando en la intimidad de quienes le consultan; trata de evitar que se involucre algún sentimiento hacia los mismos, sobre todo con enfermedades complicadas. Su actitud de petulancia es probablemente otro de los trucos que utiliza para alejar incluso a sus colaboradores; sin embargo su propio padecimiento que le obliga a utilizar un bastón y volverse adicto a la vicodina como analgésico, sacan a flote su vulnerabilidad, dejando entrever que no precisamente disfrute vivir aislado; pero está convencido que pocas personas se esforzarían por congeniar con alguien sarcástico y de cínica indiferencia.

DARIA

Ha sido calificada como la "anti-jóven", por sus muestras de apatía, respecto al proceder de los demás, no consiente tampoco los desplantes de su propia familia, prefiere intervenir con cautela en las conversaciones, realmente su capacidad analítica sorprende, no así su semblante de desaprobación, un tanto en protesta a los moldes de la sociedad, indispuesta a seguir; se anticipa a las situaciones comprometedoras, siempre con alguna frase concisa que en sus descuidos la incriminan como partidaria de sus críticas, reconociendo que no está exenta de imperfecciones y de cometer errores dada su juventud e inexperiencia.

Creo que ambos personajes, a pesar de sus intentos, se vieron impulsados por un extraño entusiamo en distintos capítulos, dejando de lado sus egos, producto del enamoramiento; así es, ni estos tempanos de hielo han logrado evadir esa sensación tan confusa y sucumbieron ante su poder, por cierto, ¿quién no?