lunes, 18 de junio de 2007

PARA DECIR ADIÓS...

Cada celebración provoca en mí una gran nostalgia y a veces hasta tristeza, prefiero verlas al igual que muchos como una estrategia muy lucrativa de la mercadotecnia; pero no se puede evitar reflexionar sobre su significado. El día del Padre es uno de ellos; en nuestro mundo donde los preceptos de corte "machista" están muy bien arraigados y que laceran muchos aspectos de la igualdad hacia nuestros semejantes, la paternidad no se ve como anhelamos o como pensamos debería ser. Son contadas las excepciones de padres responsables que procuran el bienestar general de su familia y no sólo me refiero en lo económico; dada esta percepción existe la imágen del proveedor carente de afecto, de sentimientos, estéril, de mirada austera, o en el peor caso un cobarde que abandona todo por su falta de mad...urez.

Personalmente y quienes compartan mi caso lo entederán; vivir con un padre que padece una enfermedad como el alcoholismo es desgastante, en principio por el hecho de no asumir que provocan el mayor de los daños a su organismo y a quienes los aman incondicionalmente, se vuelve un laberinto sin salida, de inseguridad, incertidumbre, a veces preferiría no haberlo conocido, pienso que nunca estuvo presente cuando en realidad lo necesitaba, ni para bien ni para mal, su presencia me incómoda, desconcierta. Creo que ya no guardo ningún sentimiento hacia él, aunque me preocupa. Culparle de algunos de mis desaciertos sería fácil, ahora pienso que lo importante es comprender en que falló e intentar no imitar su conducta, con la esperanza de que reaccionará algún lejano día.

Una película tierna y que logra que se te escapen algunas lágrimas es "Yo soy Sam", creo que refleja el hecho de que los padres son tan humanos como cualquiera y aman a su manera o como les fue inculcado o que se yo... esa forma de la que se enamoraron nuestras madres en su momento. La que obliga también a madurar estrepitosamente a los hijos para comprender lo que a esa edad es imcomprensible; encontré el video de una canción de Placebo que deseo compartir, muestra también como un pequeño niño(a veces pienso que se inspiraron en mí) debe cuidar de su padre, como cambian los roles, que extraña la vida, será que quienes maduramos de esa forma invariablemente preferimos la soledad?


Aquí la letra:

You are one of God's mistakes.
You crying, tragic waste of skin.
I'm well aware of how it aches.
And you still won't let me in.
Now I'm breaking down your door,
to try and save your swollen face.
No, I don't like you anymore
you lying, trying waste of space.
My oh my.
A song to say goodbye,
A song to say goodbye,
A song to say
Before our innocence was lost
you were always one of those
blessed with lucky 7s,
and the voice that made me cry.
My oh my.


You were mother nature's son.
Someone to whom I could relate.
Your needle and your damage done,
remains a sordid twist of fate,
now I'm trying to wake you up,
to pull you from the liquid sky.
Cause if I don't we'll both end up
with just your song to say goodbye.
My oh my.
A song to say goodbye, A song to say goodbye
A song to say
Before our innocence was lost
you were always one of those
blessed with lucky 7's,
and a voice that made me cry.

It's a song to say goodbye.
It's a song to say goodbye.
It's a song to say goodbye.
It's a song to say goodbye.
It's a song to say goodbye.

Me resisto a pensar que la esperanza está muerta y siempre recibo muestras de ello. Recién un compañero del trabajo fue Papá, al ver el brillo en sus ojos cuando habla de su bebé y el saber que está dispuesto a todo por él, no puede expresarse con palabras, al menos no con las que conocemos.

No hay comentarios: